¿El Cowboy o Simbad? ¿Quién vencerá en la globalización? Por Fátima Mernissi.

Fatima-Mernissi-Moroccan

 

  1. ¿Por qué tenemos miedo al extranjero? Porque tememos que nos agreda y nos lastime. Todos tenemos miedo al Cowboy porque si un desdichado extranjero se acerca a sus fronteras, automáticamente saca sus revólveres. Sin embargo, no tenemos miedo a Simbad el Marino. En la civilización del Cowboy el extranjero siempre es el enemigo porque el poder y la gloria proceden del control de las fronteras; en la de Simbad, sin embargo, el diálogo con el extranjero enriquece.

1.1. Simbad es lo contrario de un emigrante. Siempre regresa a su punto de partida, que es Bagdad. Simbad no era una mera ficción, representaba a una clase de mercaderes de Bagdad que obtenía riqueza y placer de los viajes y de la comunicación con el extranjero: Simbad representaba a toda una civilización de viajeros-comunicadores y la islamización de Malasia, Indonesia y parte de China no se logró con ejércitos, sino fundamentalmente gracias a los mercaderes sufíes que hablaban de su nueva religión: un islam donde el extranjero es el mejor aliado.

 

 

  1. Pero ¡cuidado! No identifiquen automáticamente al Cowboy con la civilización americana y a Simbad con la árabe; de lo que yo quiero hablar aquí es del modelo de extranjero. Quiero sugerir la hipótesis de que nuestro modelo de extranjero nos viene impuesto por los intereses de la élite que controla el Estado y su máquina burocrática; si Simbad representa un héroe en el Bagdad del siglo IX y, concretamente en el reinado del Califa Harun er-Rachid, es porque en aquel momento el Estado era todavía incipiente y la élite dirigente podía acumular riquezas y poder gracias a un islam que en esencia era una estrategia de comunicación.
  2. Pero un siglo más tarde, en la misma dinastía abasida que seguía reinando en Bagdad, aparece un Califa Cowboy: al-Mu’tadid, que declaró la guerra a Simbad, prohibió a los musulmanes el acceso a los especialistas que enseñaban el arte del diálogo y censuró los libros que explicaban las técnicas de comunicación. ¿Por qué? Porque nuestro Califa Cowboy tenía a su disposición un formidable Estado con una burocracia imperial creada por los consejeros persas. Conclusión: es posible imaginar, tomando como modelo a Simbad, una globalización en la que el papel de los Estados consista en facilitar a los ciudadanos el conocimiento de las técnicas de comunicación y el arte de la navegación y del viaje; porque Simbad, como ya he dicho, es lo contrario del emigrante. Siempre regresa a Bagdad. Pero ¿de dónde se sacaría el dinero para enseñar las técnicas de comunicación a los ciudadanos? Bastaría con transferir el dinero que los cowboys destinan a fabricar armas para espías, policías y soldados, a las instituciones que enseñan el arte del diálogo. ¿Quién va a perder con este cambio? Los ciudadanos, no, desde luego.

Extracto del discurso de Fátima Mernissi.

 

 

 

* Este artículo apareció en la edición impresa de “El País” del viernes, 24 de octubre de 2003.

* Foto

Creador: Graziano Arici 
Copyright: © Graziano Arici – http://www.agefotostock.com

“Interior”. Visiones de una “interiorana”.

Bajada del Bailadero, Anaga-Tenerife.

 

El policía le escupió un chiste a través del portero eléctrico de la Comisaría, cerrada a cal y canto por efecto de la Pandemia.

Se marchó, después de agradecerle con su tono de voz más comercial y fingir una leve sonrisa sonora.

 

Abandonó aquel lugar humillante y se topó de bruces con un cristal enorme, delante de un local. En la parte superior, un cartel rezaba “Proyectos de Interior”.

En el “interior” un hombre joven, con gafas y “ropa social”, como dicen en el Nordeste brasileño, vegetaba ante la pantalla de un ordenador.

 

Siguió andando y rondándole en la cabeza “Proyectos de Interior”, mientras se interrogaba a sí misma sobre el “interior”, el suyo propio y el de los demás.

Sobre cómo se construye el “interior”.

 

En Brasil el “Interior” es el espacio geográfico opuesto al “Litoral” y conforma un mundo complejo.

Sierras, mesetas, desiertos poblados por arbustos espinosos. Cañones de vértigo, muy altos y cascadas que se despeñan por precipicios enormes.

Así es también nuestro propio “interior”.

Precisa de reserva, cuidado y planificación.

 

“DECISIONES decorativas que LAMENTARÁS, según las ¡interioristas!…”

Me asaltó la vista en una Red Social.

Sigo mascullando la idea, en silencio, amando mi soledad.

 

La Soledad es un Tesoro que todo “interior” dispuesto a ser “diseñado”, situado geográficamente, y finalmente decorado, debe tener como mejor compañía.

Leo, mientras cultivo un “interior” diseñado exclusivamente para mí.

Nordestino, lejos del Brasil geográfico que apuntala mi alma, y con raíces aéreas de orquídea pues parasita lecturas, pensamientos y versos llegados de todas direcciones.

 

 

 

Silencio.

Para ver.

Más allá.

 

 

Dónde no hay silencio, no hay “interior”.

Hemos pasado mucho tiempo en el “interior”, en silencio y en soledad, confinadas.

Uso mi miedo para refugiarme en mi “interior”.

Lo comparto.

El rostro amado besa mi “interior”, con pasión, calor y arrobamiento sensual.

No conozco mayor felicidad que vivir en el “interior”.

 

 

“Interiorana”:  https://educalingo.com/es/dic-es/interiorana

El Diván.

love-charms4

 

Acarició sus pensamientos en completa soledad.

Quiso mesar la barba amada, pero estuvo ausente del “matrimonio iraní por horas.”

Contempló los prodigios en forma de signo que visitaron su vida.

Un caracol de viscosa y lenta huella.

 

Comieron solas, ella y la banda de lobas y leonas que la acompañan.

Resonaron los acordes del maqam iraquí, con voz de mujer.

Pasearon sus ojos por alfombras, telas, pinceles, lápices y rodillos.

Tales eran las joyas que adornaban su total desnudez, en el sopor caluroso del mediodía.

 

Conversa matutina, sertón y cachimba femenina, baiana.

Dos décadas atrás.

Retrocedió y observó con la perspectiva de un mascarón de proa.

No quiso volver a aquel mal sueño, dónde murió el amor.

Alemán y guaraní. Brasileiro.

Sólo amó en silencio, torturada por la urgencia latinoamericana.

 

Hoy vivía suspendida en “matrimonio iraní, por horas.”

Horas establecidas por su Libertad, por el amor deshilachado que le iba quedando.

Sintió la falta de la barba que ella acariciaba, en aquel amor ingrato.

Murió la Democracia, en aquel amor de ella.

Cerraba los ojos y veía un diván afgano, de los que se ponen en el patio a la entrada de la casa.

Una fuente turquesa y verde, de azulejos, acababa por componer su sueño.

Ellos, dos carpas rojas, de las que se compran en Nawruz.

Nadando en círculos, engordando para morir.

 

Ilustración

Love Charms, a Sufi poem/kafi by Bulleh Shah painted by F. Zahra Hassan (text and painting from an album produced in 1997 in London.” https://fatimazahrahassan.com/2009/06/03/love-charms/

La República de las Mujeres.

Campamento

 

Le despidió con una Bulería.

“…Se acabaron los pleitos, primo

Que a ti te quiere tu madre, y a mí me quiere la mía…”

 

Y emprendió el Camino, sola.

Una vez más, armada de lápices, cuadernos, mapas y fotografías.

Ésta vez contaba con su voz y una grabadora.

Decidió contar cada paso que diera.

 

Ahora, aumentada la alegría de la Tribu con la gata-leona Wafa, que se unió en amor a Habiba, la Loba y Farah, la Exploradora.

Emprendieron la vía de asfalto, ardiendo por la canícula.

Las diminutas patas de la gata leona se protegieron sobre el lomo de la loba Habiba, que la cargó, haciéndola suya.

Todas con el firme compromiso de amarse y cuidarse, así como Farah con sus hermanas de Camino.

Un camino que cambiaría de los callados de playa a dunas altas, allá por los arenales.

 

El Campamento de Mujeres, que las tres transitaban, estaba hecho con ladrillos de Amor y cemento de Cuidados.

Firmes eran las paredes, y ellas amantes de los hombres, mujeres, niñas y niños. Jóvenes, viejas y animales.

 

República de las Mujeres en Expedición, y saltarían a las ondas de la Radio, una vez superado el obstáculo de Mercurio, enfadado desde meses atrás.

Habían logrado un acuerdo y transmitirían su amor por la Tierra y los Océanos, allá abajo, al sur de Agadir.

Sin reyes ni coronas, en alegre parlamento de risas, vino bulerías y alegría.

“…Como dos animais…”

Sarafa2

 

Observó impaciente la pantalla.

 

El muchacho delgado con alma de Zorro sahariano, no le escribía ya hacía una semana.

Descubrió en sus ojos, parecidos a los de un Lemur, todo el Deseo y el Amor del Mundo.

Fue feliz abrazándolo bajo la catarata de la ducha.

Los besos ese día, sabían a acacia espinosa.

Ella, Jirafa adulta, conocía bien el sabor fresco de aquellas ramas y hojas.

Su lengua, dotada por la Evolución de una especialidad para masticar las espinas del las Acacias, practicó con la del Zorro sahariano una danza maravillosa. Erótica y antropofágica.

Y siguió ella pensando en el Zorro delgadito, de mirada miope, como la suya.

El amor fue, entonces, miope.

Gata y Perra corrieron y jugaron.

Ellos dos hicieron lo mismo. Del sofá a la cama, de la cama a la ducha, amándose en un juego agotador.

Se sobreponían así a dos años sin olerse, lamerse y no verse.

Los dos, el Zorro y la Jirafa, miopes.

 

 

Texto e ilustración de la autora, Derechos Reservados por Licencia de “Creative Commons”.

Titulo: “Como dos animais”, Alçeu Valença.

https://www.letras.com/alceu-valenca/44009/

“…Yo también soy lo oscuro de la noche…” Clarice Lispector.

Alagoas

 

Como si de atravesar el Polo Norte en soledad se tratase, emprendió ella la vida en solitario.

Una soledad rica, llena de amistad, mapas, libros y animales.

Quién sabe si su mayor defecto fue ese, considerarse un animal más, lejos de pretensiones pensantes que teorizan vidas ajenas.

A duras penas comprendía la suya, cual detective que se lanza a la caza de sus múltiples errores y defectos.

A la inexorable esclavitud de respirar y comer, que algunas gentes llamaban “privilegio” era imposible sustraerse.

De su respeto por saber mantenerse en segunda fila, sin hablar en nombre de nadie, empeñada en una colectividad imprescindible, jamás se hablaba.

Ese empeño en resaltar los defectos y carencias ajenas, que la sabiduría milenaria había descrito con esmerado detalle, ese minusvalorar el esfuerzo ingente que hacemos todos los seres por seguir la senda marcada el día que nacimos.

Las infinitas posibilidades de intentar ser mejor, de dialogar, aprender de la colectividad.

Ni un solo ser del amplio catálogo de especies e instintos, ni uno sólo, era tenido por menos en su apacible vida.

Sí, hasta eso aprendió, la alegría y la ilusión que trae la Paz.

Una Paz “que te hace permanecer vigilante”, según la sabiduría de María Zambrano; para que la Paz se consolide y sea continua.

Ese merecido descanso de haber dado lo máximo de una misma para que la Verdad “conmueva hasta a los más tercos e imposibles de conmover de todos los seres”.

Discúlpenme si no puedo más, si la vida me obliga a pararme, observarme y cuidarme, “porque yo también soy los oscuro de la noche” como decía mi querida Clarice Lispector.

 

Ilustración y texto originales de la autora, todos los derechos reservados.

 

Observación participante en una jornada de actividad de A.M.A. Junio 2011.

S/W Ver: 85.97.80R

La jornada fue estructurada de la siguiente manera:

Asistencia de tres técnicos de AMA para un grupo de seis jóvenes con medidas judiciales, en el espacio de permacultura T.I.F.U.

 

Se formaron dos grupos de trabajo para unas labores proyectadas con antelación, que consistían en rellenar una plataforma con tierra para la posterior construcción de una tienda-yurta, y el otro grupo estaba destinado a ordenar y limpiar un espacio habilitado para guardar aperos, herramientas de trabajo y demás materiales de TIFU.

 

Se contó con la colaboración de un miembro de TIFU para conducir una retroexcavadora de tamaño pequeño, cedida por el Lander de Hamburgo, necesaria para remover y sacar la tierra necesaria, que fue transportada por los jóvenes de manera manual en carretillas de mano.

 

De los dos grupos de usuarios con medidas judiciales dos eran manifiestamente hostiles, ejerciendo uno de ellos el liderazgo negativo.

Se echaba en falta una persona encargada de velar por estas cuestiones de parentesco- psicológico tendentes a crear una jerarquía, a fin de desmantelar la posición de líder negativo y hacer que se realizase el trabajo con más fluidez.

 

Observé que tres de los menores eran completamente recuperables por su gran estima a colaborar, su buena disposición y su escaso interés en el líder negativo.

 

Fue imposible deconstruir la identidad de liderazgo negativo por adicción a las drogas y una especie de “lavado de cerebro religioso” que viene supuestamente de algún miembro mayor de la familia, de origen turco y religión musulmana.

 

El sujeto repetía durante el almuerzo consignas sobre el Sionismo y sobre el Islam de corte radical, “ moda entre los jóvenes europeos de origen árabe”, que no pasa de ser una moda, ya que el sujeto observado vestía “blue-jeans”, fumaba “Marlboro y se declaró adicto a los vídeo-juegos, contradicción clara y fuerte con su discurso anti-sionista por estar contradictoriamente inmerso en el consumo de corte capitalista, cosa ajena al Islam.

 

Lo más preocupante es que un sujeto de este tipo arrastra a todo el grupo al fracaso en los objetivos de reinserción y reintegración a la vida ciudadana.

Uno de los técnicos (X) le gritó nada más comenzar al sujeto negativo, debido a lo exasperante de su insistencia en ser atendido constantemente en exclusiva, lo que revelaba una falta de atención, gran rigidez en las normas y falta de estructuración-articulación en la familia.

 

El mismo técnico (X) anunció a la una de mediodía, que se ausentaba del trabajo ya que “había quedado para jugar al fútbol” con unos amigos, revelando una falta de interés total por su trabajo y por la integración de los jóvenes.

Los otros dos técnicos (A+B) restantes suplieron, sin menoscabo de la actividad, su función.

 

El espacio TIFU.-

S/W Ver: 85.97.80R

Aparentemente bien estructurado, debido a la gran personalidad del líder y sus dotes de persuasión, se observó más tarde que no tenían sentido muchos de los proyectos trazados.

 

En ningún momento se dirigió a los usuarios de AMA, para dirigirles la palabra, ni siquiera durante la pausa para almorzar, creándose dos grupos separados.

 

Las labores de preparación de la plataforma se llevaron a cabo sin problema pero el local destinado a cocina, estaba muy sucio y desordenado, así como otras áreas comunes. Los usuarios de AMA reclamaron que ese trabajo ya había sido hecho y que estaba todo el local destinado a la herramienta, aperos, etc. en pésimo estado lleno de suciedad y muy desordenado. La cocina no era competencia de los usuarios de AMA.

 

Cuando terminó el horario los jóvenes limpiaron sus herramientas y se dispusieron a marcharse, no agradeciéndoseles en ningún momento su colaboración en el proyecto TIFU.

 

Pude observar que el exceso de celo en los trabajos del técnico *A, tenían una respuesta, por parte del sujeto negativo, de tacharlo de autoritario, y lo llegó a llamar “comandante”, en clara alusión a la diferencia racial.

 

 

Conclusiones.-

 

La elección del espacio en el que los jóvenes usuarios de AMA deben realizar su trabajo debe ser minuciosamente analizada por el colectivo antes de participar en una asociación, cuyos estatutos no contemplaban ni siquiera la posibilidad de elección de una nueva Junta Directiva.

 

Sería necesario, para optimizar la reinserción-reintegración a la ciudadanía de los jóvenes con medidas judiciales de un personal de intermediación en la serie de conflictos relatada, que según mi opinión, no puede ser realizada por psico-pedagogos, antes bien por mediadores interculturales.

 

Los técnicos no pueden abandonar el cuidado e integración de unos jóvenes en dificultades “para ir a jugar al fútbol con unos amigos”, caso del técnico X, que sólo gritó al sujeto negativo, quizás el más necesitado de atención, y le castigó, para luego hacer dejación de sus funciones remuneradas en manos de sus compañeros A y B.

 

Visto el caso se debe cuidar la formación del equipo técnico para una optimización de los resultados de reinserción-reintegración, no siendo en ningún caso utilizados métodos de punición, mucho menos gritos y maltratos, cuya potestad tiene el Tribunal Tutelar de Menores.

 

 

Para ese Relatorio se ha utilizado la técnica antropológica de estudio de campo llamada “Observación participante” en la que el observador interviene en la actividad como uno más, camuflándose para conseguir más veracidad en los resultados de la observación.

Hamburgo: entrevista con Presidente de A.M.A, Junio-2011.

S/W Ver: 85.97.80R

 

Posibilidad de intercambio con estructuras semejantes entre espacios europeos y ultra-periféricos ante las diferentes legislaciones referentes a menores.

La ciudad de Hamburgo, en la que desarrolla su actividad la organización entrevistada, tiene aproximadamente 2.600.000 habitantes de los cuales 500.000 está en el desempleo.

 

El tratamiento del usuario, al igual que en España, se hace de manera individual, aunque las labores de reinserción se realicen en grupo, a diferencia de España en la que las labores de reinserción se cumplen de manera individual, con el seguimiento de un Técnico en Trabajo Social que elabora informes para los Juzgados de menores.

 

Se efectúan reuniones periódicas entre los Técnicos y el Tribunal Tutelar de menores.

 

Se pregunta al usuario su opinión sobre el tratamiento recibido y su reinserción social.

 

Al final del cumplimiento de las horas asignadas por el Tribunal son valorados por el usuario por medio de una entrevista.

 

 

 

Cuestionario planteado al Responsable superior de AMA

 

1.- De que tipo de Organización se trata.

2.- De quién depende la financiación.

3.- Filosofía del programa usado con los usuarios.

4.- Tipo de usuario recibido para el programa.

 

 

 

A la primera cuestión (1) planteada el responsable-jefe respondió que es una ONG y al mismo tiempo una Asociación, y que sus beneficios revierten en la población directamente. Se implica al Ayuntamiento y a las Asociaciones vecinales.

 

El personal de la ONG está formado por Becarios o estudiantes, Trabajadores Sociales, y se dividen en grupos diversificados, en referencia al tipo de infracción del usuario.

Se hacen talleres especiales, y dirigidos a perfiles determinados de delitos, a los usuarios reincidentes.

El entrevistado responde que los profesionales reciben una formación específica para tratar al menor penado.

 

 

Durante toda la entrevista, el Director se mantuvo tenso y muy atento ante mis preguntas, asegurando que jamás se deja al menor, una vez alcanzada la mayoría de edad sin tratar en los centros penitenciarios, bien a través de un seguimiento o de inserción en algún tipo de programa. Respondió amable y de forma muy diplomática a las cuestiones planteadas por mí.

 

 

 

 

(2) Los fondos provienen del Estado, sea del Lander, Gobierno federado integrado en la República federal de Alemania, o del Estado Federal.

La parte más importante de los fondos proviene del estado federado de Hamburgo (75%), el 15% viene del Juzgado del menor, a través de multas y sanciones comunes. El 5 % proviene de patrocinadores y el restante 5% de la autogestión de la ONG-Asociación.

 

Su base jurídica son los valores democráticos y el líder es elegido en asamblea con un personal acompañante. Existe una estrecha comunicación entre la ONG-Asociación y la Judicatura del menor.

 

(3) El apoyo al menor por la legislación estatal, Protección del menor y el niño. Definición por Ley de una filosofía dirigida a este tipo de usuario, en concreto, y las medidas a emplear con los jóvenes infractores. El fin último es la Inserción, o reintegración. La medida judicial referida al menor es tratada de manera individual y directa. Existe un código estricto de anonimato del usuario. Se tiende a una mejora de la población joven, legitimando su posición como ciudadano, poseedor de unos derechos y deberes.

 

El trabajador Social remite al menor infractor a la ONG, para optimizar la reconducción conductual del joven.

 

(4) El porcentaje de reincidencia de los menores infractores es de un 70% y el 30% vuelven a ser tratados en misma ONG.

 

Existe una diversificación de los delitos por los que son condenados los usuarios: robo, extorsión, tráfico menor de drogas y agresiones e incluso infracciones menores como ser detenido en el tren por viajar sin billete, y estudiamos, por tanto una variopinta muestra de población-infractora.

 

La franja de edad va de:

14——20 años.

14——17 años.

18——20 años, (el 80%)

Ingresan con 14 años, como infractores al Tribunal del Menor, y acaban cumpliendo penas en instituciones penitenciarias para mayores de edad.

De Farah, las emociones y la Crisis alemana.

“Casamento na roça”, Cándido Portinari, 1944.

Como funcionaria del Politburó no se le tenía permitido expresar la más mínima emoción, al romperse la rótula biónica en el tubo de transporte acelerado.

Las emociones espontáneas estaban reservadas para los cargos de confianza, técnicas y demás personal de “alto rango”.

Ella se permitió llorar, en secreto y sola, como rezaba en el “Convenio de Funcionarias de Bajo Rango” al que había sido degradada tras manifestar su simpatía por los jóvenes Clones que habían hecho Huelga para poder estudiar, allá por el año de Gracia del 3.011.

Lloró conmovida por todo el tiempo de rigidez al que estaba obligada a someterse durante el internamiento, reparación técnica de su rótula biónica con burdo alambre anti-cortocircuitos.

Estuvo esos meses férreamente controlada por el personal técnico de reparaciones, vigilada, observada y grabada por las cámaras incorporadas a utensilios tan insospechados y ridículos como pijamas, zapatos o platos y tazas.

Ay, cuanta tristeza, -dijo para sus adentros pensando en las lujosas piezas de coral in vitro y demás reparaciones reservadas a la Clase Alta del Funcionariado, al que un día perteneció.

Sólo al 5º mes fue autorizada a volver a su habitáculo, que lejos de ser lujoso y dotado de comodidades, como correspondía a una sub-Clon que se encargaba de toda Labor Doméstica, al menos le proporcionaba la ansiada paz, necesaria para seguir produciendo sus cuotas, de las que nunca estuvo exenta mientras reparaban su miembro-extensión accidentada.

Durante la “Gran Crisis alemana” se había dictado la Orden Suprema de explotar a las Clones Femeninas de más bajo rango, por el Alto Funcionariado, en pos de superar aquella inconveniencia de almacenar a las Clones que no reunían los “nuevos estándares post-crisis”.

Ella estaba exenta de tal medida, debido a su degradación, próxima al Desguace Total.

Se conformaba con encontrarse furtivamente con aquel Clon, residuo de la Huelga de Estudiantes, ¡que era capaz de llorar!

En secreto trazaron un plan, para poder renovar sus subrepticios encuentros, en cuanto ella pudo volver a su habitáculo monoplaza.

Uno de aquellos Sub-Clones llegados en naves destartaladas desde su continente, “Pánica”,, le había instalado un Sistema de Comunicación magnética ilegal, capaz de burlar el constante barrido sónico del Politburó.

Por fin el Clon que podía llorar la regaría con sus lágrimas, de sabor comino y sal…