Del padre.

Vive para siempre, el padre.
Allá en los árboles que me enseñó siendo apenas una niña.
Sus amorosos brazos morenos, me abrazaban en la cuna.
Los mismos brazos enjutos que tomé para bañarnos juntos
en el Atlántico.
En el final.
No asistí, más que a tu lecho.
Te di de comer y lloré contigo,
al devolverte el cuidado.
Dejé una piedra en tu tumba, y no volví.
Tu risa vive en

mi

tu

corazón.

Adiós padre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.